¿Porqué aprender a comer saludable es tan importante?

Hoy os voy  a contar algo personal, la experiencia que he tenido hoy cuando ha llegado la hora de comer en el trabajo. Lo hago porque creo que es algo que nos pasa a todos de forma más habitual de la que nos gustaría, y espero que os sirva de ayuda. 

Yo todas las semanas me programo un menú semanal de comidas y cenas, sólo para que entre semana me resulte más sencillo saber que cocinar para el día siguiente cuando llego de trabajar por la tarde-noche. Me costaría mucho más tener que mirar todo lo que tengo en casa y decidir qué hacer en ese momento. Pues bien, según mi menú, hoy para comer me tocaba una  tortilla con un montón de verduras y atún. Anoche llegué a casa bastante tarde, con muchas ganas de cenar, tomarme un té y dormir temprano. Estaba realmente cansada. ¿Sabéis que pasó? Que no cociné esa tortilla. Así que esta mañana miré mi nevera y me quedaban dos chuletas pequeñas de cerdo (magro). Me las he hecho a la plancha en un momento antes de irme de casa, y he pensado, el resto lo compro luego en Consum. ¿Os ha pasado alguna vez verdad? 

Cuando ha llegado la hora de comer, lo primero que he hecho es pensar qué alimentos me apetecían para acompañar mis chuletas, y me los he apuntado todos: brotes en bolsa y alguna fruta como piña o mango. Entonces he ido a Consum, y he comprado: espinacas frescas  en bolsa y piña en lata en su jugo.  Al final me he comido las chuletas con piña por encima, y medio plato de hojas de espinacas. Y estaba realmente bueno. Y esta es la función y la mayor ventaja de aprender a comer frente a dietas estrictas y cerradas: APRENDER A ELEGIR, A ADAPTARNOS y a disfrutar de la comida sana, estés donde estés. Probablemente, si me hubiera ceñido a un menú y no hubiese sabido comer bien ni adaptarme ni elegir, hoy habría terminado por comer una lasaña precocinada, o una empanadilla, o una pizza…


Importancia del Dietista y Nutricionista en el cáncer 

El viernes 8  y el sábado  9 de febrero se celebró el I Congreso de la Comunitat Valenciana para personas que sufren cáncer y familiares. En él, se habló del abordaje multidisciplinar que resulta necesario para poder superar esta enfermedad y vivir el proceso con la mejor calidad de vida. Resultó de gran interés y sorpresa que apareciera la figura del Dietista y Nutricionista como un pilar también fundamental en este tratamiento. Se resaltó la importancia de la adaptación de la alimentación a los síntomas que la propia enfermedad o su tratamiento producen: vómitos y náuseas, dificultad y dolor al tragar, diarrea y falta de apetito. Además, la desnutrición es un problema nutricional que cursa de forma frecuente en enfermos con cáncer, a lo largo de todo el proceso de la enfermedad, disminuyendo su capacidad inmunológica. Así, quedó reflejada la importancia de la alimentación y de la figura del Dietista y Nutricionista dentro del abordaje del cáncer. Por lástima y en controversia con ello, las personas que sufren de esta enfermedad no tienen un servicio público en este sentido, estas personas no pueden acceder en el área hospitalaria a un asesoramiento nutricional por parte de un Dietsta y Nutricionista para ayudarles y adaptarles la alimentación a sus necesidades, y tampoco son derivados a ningún otro centro donde se les pueda dar el servicio, quedando ese pilar fundamental (la nutrición) sin tratar.  El asesoramiento nutricional y el cuidado y aprendizaje en cuestiones de la alimentación no debería ser un lujo que las personas enfermas tengan que buscar por su cuenta, debería ser una necesidad sanitaria cubierta como todas las demás, instaurada dentro del tratamiento multidisciplinar. Además, no por cualquiera, sino por el profesional especializado y formado para ello, el Dietista y Nutricionista. 

Me gustaría felicitar y agradecer a mis compañeros de profesión que tuvieron el honor de formar parte del congreso, remalcar una vez la importancia de la alimentación para la salud, y defender nuestra figura y profesión. 

Laura Llácer Ruiz, 13/02/2019.

Entre las 10 prioridades de la OMS para el 2019 se encuentran la diabetes, el cáncer y las cardiopatías.

Debido al aumento de estas enfermedades no trasmisibles en los últimos años, y a la gran relevancia que en el desarrollo de las mismas tiene la alimentación, me parece fundamental compartir con todos vosotros esta noticia del día 22 de enero de 2019, la cual he resumido.

La Organización Mundial de la Salud ha puesto en marcha un plan estratégico para este año 2019 con un objetivo final: "La meta de los tres mil millones":
- garantizar que 1000 millones más de personas tengan acceso a la cobertura sanitaria universal.
-garantizar que 1000 millones más de personas estén protegidas frente a las emergencias sanitarias.
- garantizar que 1000 millones más de personas disfruten de una mejor salud y bienestar.


Para poder llegar a este objetivo, destaca 10 puntos como amenazas y los que se tendrán que abordar:

1. Contaminación del aire y cambio climático
2. Enfermedades no transmisibles:  destaca la diabetes, el cáncer y las cardiopatías
3. Pandemia mundial de gripe
4. Entornos frágiles y vulnerables
5. Resistencia a los antimicrobianos
6. El virus del Ebola y otros patógenos de amenaza elevada
7. Atención primaria de salud deficiente
8. Renuncia a la vacunación (antivacunas)
9. Dengue
10. VIH

Como Dietista y Nutricionista debo remalcar el punto número 2:
Las enfermedades no transmisibles citadas (diabetes, cáncer y cardiopatías) resultan ser las responsables del 70% de las muertes totales en todo el mundo. Además, estas enfermedades han aumentado y lo siguen haciendo por causas totalmente modificables en nuestro estilo de vida:

- consumo de tabaco
- inactividad física
- consumo de alcohol
- dietas poco saludables
- contaminación del aire

Este año la OMS trabajará para reducir la inactividad física en un 15% para 2030 a través de programas, junto con los gobiernos, para ayudar a que cada vez más personas se mantengan activas al día. 
Pero todos nosotros en nuestro día a día, como persona individual, como profesional, podemos contribuir a mejorar estos datos, que al fin y al cabo reflejan el estado de nuestra salud. 
Cuidate!!

Fuente: OMS Diez cuestiones de salud que la OMS abordará este año. 

Laura Llácer Ruiz, 25/01/2019.

El sobrepeso no sólo es cuestión de estética

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define sobrepeso como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, y utiliza como índice de ello un Índice de Masa Corporal (IMC)  igual o superior a 25 Kg/m2. Es decir, cualquier persona que no se encuentre dentro de los valores de peso o % de grasa corporal saludables que le corresponden se encuentra en este grupo. Es cierto que tanto el IMC como el peso sólo deben ser valores orientativos a la hora de llevar a cabo un plan nutricional, y que debemos orientarnos más en el % de grasa corporal. Aún así, esos “quilitos de más” como solemos llamar, pero que realmente es sobrepeso, sí afectan a la salud de la persona. El sobrepeso es un gran factor de riesgo para la aparición de enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cánceres (OMS, 2018).
  
Cuando los Dietistas-Nutricionistas, hablo desde mi experiencia, hablamos de la importancia de combatir el sobrepeso y la obesidad, no sólo englobamos a las personas que ya padecen una obesidad severa, en la cual socialmente ya se conocen las graves consecuencias para la salud. Sino que también englobamos a todas aquellas personas con unos “quilitos de más “, con un sobrepeso aunque no sea excesivo (grado 1). Es curioso escuchar como la población le quita importancia al hecho de sufrir sobrepeso, como si no fuese un riesgo de muchas enfermedades y un estado anormal para nuestro cuerpo, pensando que ello solo afecta a la talla del pantalón, celulitis, verse atractivo… y optar por aceptarse uno mismo tal y como es y disfrutar comiendo todo lo que uno quiere. Y es curioso que la población realmente solo se plantee acudir a un profesional, en este caso al Dietista-Nutricionista, cuando ya tiene la patología o una obesidad severa, porque siendo sinceros, el sobrepeso, siendo del nivel que sea, es dañino para nuestra salud, y deberíamos combatirlo y poner medidas en cuanto antes, por nuestra salud.  

Laura Llácer Ruiz, 16/01/2019